El bien perdido.

  

Yo me he criado a puro campo, rancho, rebaño, maizal,

con noches de historias viejas y mañanas de cristal.

 

Bajo un cielo de gaviotas vi a mi padre trabajar,

no se si sembraba coplas por el modo de cantar.

 

Un día yo vi un camino y me puse a caminar

y anduve, anduve y anduve mezclando dicha y pesar.

 

Después de muchos trabajos en un mundo fui a parar;

un mundo de extraño nombre, se llamaba soledad.

 

Angustias, ingratitudes; no me podrán lastimar

mientras viva en ese mundo que se llama soledad.

 

Solo podría cambiarlo; pero es imposible ya,

por una noche de cuentos y una aurora de cristal.

 

Solo podría cambiarlo; pero es imposible ya.

 

Ni mi madre está en el patio ni mi padre en el maizal.

 

 

Atahualpa Yupanqui   (Héctor Roberto Chavero Aramburo).

 

Estas cosas que yo pienso
no salen par ocurrencia.
Para formar mi esperencia
yo masco antes de tragar.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s